Además trabajamos otras técnicas como: la técnica de “Un ojo por vez”, que está dentro de las técnicas de integración cerebral (TIC) que se utilizan para conectar ambos hemisferios cerebrales ante una situación traumática. Igualmente, trabajamos la técnica de la coherencia cardiaca, para reducir estrés, miedos...

Otras herramientas

Coherencia  cardiaca

Nuestro corazón posee alrededor de 40.000 neuronas que se conectan con el cerebro. De esta manera el corazón, si está en armonía, envía señales de bienestar a nuestro cerebro y se convierte  en un órgano regulador de nuestras emociones muy importante.

 

Cuando el corazón está en calma, envía mensajes al cerebro y al sistema nervioso periférico autónomo de que “todo está bien”. Además estimula la secreción de hormonas como la adrenalina y la oxitocina, relacionadas con el amor, el cuidado y la cercanía a los otros.

 

Realizando un entrenamiento en la respiración del corazón conseguiremos reducir el estrés, los miedos, activar la calma, y liberar al cerebro para que se pueda ocupar eficazmente de las funciones cognitivas.

TIC. Técnica del ojo por vez

Un "ojo por vez" está dentro de las técnicas de integración cerebral que se utilizan para conectar ambos hemisferios cerebrales ante una situación traumática y ayudar al cerebro a elaborar la experiencia vivida.

 

Podemos ver cómo desde cada hemisferio experimentamos la situación perturbadora de una forma diferente. Dependiendo de si predomina el hemisferio derecho o el izquierdo, las creencias, emociones, sensaciones físicas, y niveles de malestar serán diferentes.

 

La técnica consiste en tapar un ojo y desde el otro enfocar el problema a resolver. Utilizando ambos de forma alterna, activamos los dos hemisferios cerebrales para la resolución del trauma.

 

Desensibilizamos  el malestar y trabajamos las creencias negativas que se asocian a estas situaciones. Esta técnica es muy eficaz en el tratamiento de las fobias, experiencias traumáticas, etc.

 

Fue desarrollada por Audrey Cook y Richard Bradshow en el año 2000.

Si quieres leer más...